20150806_124224

LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

Desde muy pequeña me preguntaba el sentido de la vida y para qué estábamos aquí. Era una niña callada y pensativa que pocas veces expresaba lo que sentía. Había muchas cosas a mí alrededor que no entendía: de las relaciones de los adultos… de mis profesores/as… de mis propios amigas/os y compañeras/os… Y oía muchas frases que entonces ni me cuestionaba: La vida es sufrimiento, la vida es una mentira, hay que esforzarse… Lo que si conocía muy bien eran mis sensaciones, sabía cuando estaba contenta y cuando estaba triste, que cosas me hacían sentir bien y cuales me hacían estar mal. Y así fui creciendo… como todos nosotros, con todo el bagaje de creencias y valores inculcados con la mejor intención por nuestros educadores y padres. Recuerdo que en la adolescencia y ya en los 17, 18 años, mis preguntas eran otras: ¿Para qué me levanto? ¿Para qué estudio? ¿Para qué trabajo además de estudiar?… Me era difícil encontrar el sentido de la vida. ¿ Te ha ocurrido a ti? Porque yo a veces me cuestionaba si estaba loca, o sólo me ocurría a mí. Mi búsqueda continua me llevó en mi vida adulta, a encontrarme con respuestas.
Siempre me resulta fascinante como la vida nos va presentando a las personas y las situaciones que nos proporcionan lo necesario para nuestro aprendizaje. En mi caso mi búsqueda me llevó a encontrarme con La Programación Neurolingüística y la Sofrología, y a través de mi formación en ellas, de la lectura de libros … empenzé a comprender en qué consistía la felicidad y cómo podía hacer para ser feliz.
Me di cuenta de lo poco que me conocía a mi misma, y lo necesario que era saber más de mí… y recordé que saber lo que me hace feliz y lo que me hace infeliz es una de las claves para estar bien conmigo misma. El segundo paso fue poner límites, porque me percaté de cuantas veces hacía cosas que me hacían infeliz por conseguir la aceptación de los demás, y cómo de esa forma me hacía daño a mí misma. Y entendí que lo más importante para experimentar paz conmigo misma es buscar mi propia aceptación, ya que además hiciera lo que hiciera, nunca conseguía la aceptación de todos.
En un tercer paso me dediqué a reorganizar mi vida, simplificándola y buscando espacio para mí misma y las cosas que me gustan y hacen sentir bien: Un paseo por la playa, un café con una amiga, un baño espumoso en la bañera, una película que me emociona… un buen libro… porque en definitiva son las pequeñas cosas de cada día las que nos hacen ser felices.
Leí y comprendí que la felicidad es vivir el momento presente y disfrutar de cada paso del camino, en lugar de sólo llegar a la meta y plantearme otra y otra y otra…o de estar con mi mente continuamente en lo que ya ha pasado o en lo que tengo que hacer… Me enfrenté a la muerte de seres cercanos muy queridos y ello me hizo replantearme mis creencias sobre la vida y las dependencias afectivas. De este aprendizaje de la pérdida he adquirido la sabiduría de que la única persona con la que voy a convivir toda mi vida soy yo misma, y que sólo yo tengo la llave de mi propia felicidad. De lo importante que es expresar los sentimientos y dedicar tiempo a disfrutar y compartir con nuestros seres queridos, y de que forma tan tonta nos complicamos la vida por pequeñas cosas sin importancia.
Ahora a mis cuarenta y cinco años de edad, sé que la vida es cambio continuo y aprendizaje, situaciones gratas y situaciones difíciles, y la diferencia está en cómo yo viva cada uno de esos momentos, y eso, sólo depende de mí. También sé que todo lo que necesito está dentro de mí, y que la búsqueda de la armonía es hacia dentro y no hacia fuera.
En la actualidad me dedico a compartir mis aprendizajes con otras personas, siendo consciente de que nadie nos ha enseñado a como vivir de una forma más satisfactoria, y de lo que todos mis aprendizajes me han ayudado a conseguirlo. Y por supuesto sigo aprendiendo cada día un poco más.

Mayca Pérez Asensio.

Posted in Viajes and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *